En brazos de Papá

En el día del padre les comparto parte de mi historia. Mi papá  no me llevó en su interior por 40 semanas, pero si me llevó en brazos por mucho tiempo. Usaba un portababés azul, sin tener idea del porteo ergonómico. Simplemente porque le parecía lógico y natural estar en contacto, llevarme cerca. Quizás por eso, cuando supe que sería mamá por primera vez, lo primero que compramos fue un portabebés y le dije a mi esposo que él sería quien más tenía que usarlo. Hoy la ciencia nos confirma que el porteo es un acto muy importante en la  experiencia de la paternidad activa.

Fular
Empezando el porteo en la primera semana de vida

Cuando hablamos de comportamientos paternales, estos se pueden clasificar en dos grandes grupos: (a) padres más “tradicionales”, cuya contribución a la crianza se centra en la disciplina y la provisión de recursos; y (b) padres denominados “nutricios”, ya que se involucran afectivamente en la crianza y junto con la madre son co-responsables de los cuidados de los hijos. Se ha observado que la presencia del padre durante la gestación, parto y periodo neonatal, junto con un vínculo sano con la madre están relacionadas con la expresión de comportamientos parentales nutricios. Hace unos 50 años, el modelo de padre tradicional era el predominante. Quizás por los ritmos de trabajo, porque antes no se le daba mucha importancia al rol del padre en la crianza, por temas de equidad de género, cultura, etc. Pero afortunadamente hoy la tendencia es involucrar afectivamente al padre en la crianza: porque le corresponde, es su derecho y es muy beneficioso para el desarrollo afectivo del bebé. Hoy sabemos gracias a los aportes de las neurociencias que la experiencia de transformarse en padre es capaz de transformar el cerebro. Existen una serie de cambios a nivel hormonal y neuronal que se manifiestan, si el padre está involucrado afectivamente en la crianza.

Paternidad, Porteo y Monos Titi
¿Monos Titi? Sí, Monos Tití (Callithrix jacchus). Estos monitos son un ejemplo de paternidad activa. Los machos se caracterizan por llevar a sus crías en la espalda, los tres primeros meses de vida. Además de llevarlos, los protegen de amenazas y les proveen alimento cuando ya han iniciado la alimentación complementaria a la leche materna.
marmosetscalendar-059_11a56317881ffda507819736f6f779f6
Macho Tití y sus crías

Como resultado aumenta la densidad de espinas dendríticas (una parte de las neuronas) y los receptores de V1A (receptores involucrados  en el vínculo) en la corteza prefrontal,  en relación a los monitos que han tenido parejas sexuales,pero que no son padres. Esto nos muestra  que para los Monitos Tití llevar a sus crías genera cambios en su cerebro que los posicionan en el  rol de padre.

Si esto pasa en monos, podemos imaginar que algo similar debe pasar en humanos.
Por supuesto que hay muchas investigaciones buscando dilucidar los cambios que genera en nuestra biología la experiencia de transformarse en padre. Pero creo que más importante que las investigaciones, es preguntarle directamente a cada padre cómo se siente con la paternidad, qué significa en su vida, cómo les gustaría vivir su paternidad. Seguro nos llevamos más de una sorpresa.
Para terminar  mi historia, les cuento que finalmente mi esposo  y  yo ocupamos por igual el fular, luego él prefería la mochila y yo la bandolera. El porteo fue un gran aliado en nuestra experiencia de criar, nuestros pequeños han crecido mucho y ya no usan portabebés, pero los seguimos tomando en brazos. 🙂
¡Feliz  día a todos los Papás!
 
Lorena Mercado López
Mamá de dos, Prof. Biología- Asesora de Lactancia
Dipl. Apego y vinculación temprana

 

Referencias: 
– Forray Claps, C. (s.f.). La inclusión del padre en el embarazo, parto y cuidados del recién nacido. Recuperado el 01 de Octubre de 2013, de Chile Crece Contigo: http://www.crececontigo.gob.cl/adultos/columnas/un-espacio-novedoso-para-la-paternidad-en-chile-la-inclusion-del-padre-en-el-embarazo-parto-y-cuidados-del-recien-nacido/
– Kozorovitskiy, Y., Hughes, M., Lee, K., & Gould, E. (2006). Fatherhood affects dendritic spines and vasopressin V1a receptors in the primate prefrontal cortex. Nature Neuroscience, 1094-1095.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s